for print only

City of Perris

Síganos:      

Ciudad de Perris

La Campaña de Juguetes y Entrega de la Aplicación del Código

Los Oficiales de la Aplicación del Código de Perris Al Rojales y Kim Esteva reúnen regalos de Navidad para entregarlos a 12 familias de escasos recursos.

Los miembros de la División de la Aplicación del Código de la Ciudad hicieron la Navidad un poco más brillante para 12 familias de escasos recursos, entregando juguetes y buen ánimo a residentes desde un extremo de Perris al otra y recibiendo agradecimiento en cada parada en el camino.

El Supervisor de la Aplicación del Código Roberto Trejo y los oficiales Al Rojales, John Parker, Daniel Singleton, Daniel Soarez y Kim Esteva se reunieron temprano en la mañana del 21 de Diciembre para llevar paquetes envueltos con papel de artículos de cuidado personal y juguetes como pelotas de fútbol, Legos, peluches, juegos de mesa y coches de carrera para alegrar la Navidad.

Empleados de la Ciudad de Perris donaron para comprar los regalos. Funcionarios de las escuelas de Perris proporcionan los nombres de algunos de los beneficiarios mientras empleados de la Aplicación del Código supieron de otros mientras realizan sus tareas en el trabajo. Hicieron sus entregas el 21 de Diciembre.

“No estamos sólo para hacer cumplir los códigos municipales,” dijo Trejo. “Estamos aquí para la comunidad también. Estamos pensando en ellos en esta época del año y queremos compartir tanta alegría como podamos.”

Esteva, que recibe llamadas telefónicas del público y procesa pagos y consultas, envolvió la mayoría de los regalos. Esteva dijo que ella a pasado por tiempos difíciles por lo que ella sabe la tristeza que los padres sienten cuando hay poco debajo del árbol de Navidad.

“Es un lugar en donde no deseas estar,” dijo ella.

Pasando de lugar a lugar

La primera parada tuvo lugar en la casa de Cassandra y Fernando Pérez, quien tiene tres hijos. Cassandra Perez, de 29 años, renunció a su trabajo de tiempo completo en una tienda de donas para cuidar de su marido, que sufre de ataques epilépticos. Eso dejó las finanzas de la familia cortas en Navidad.

Casandra Pérez resumió sus sentimientos a la vista de los Santas de la Aplicación del Código en tres palabras: “Feliz, tranquila, bendecida.”

“Cuando los tiempos son difíciles, la Ciudad de Perris está allí para ayudarnos,” dijo ella. “Esto ayuda. Ayuda mucho.”

Fernando Pérez, de 40 años, estaba igualmente agradecido.

Los Santas de la Aplicación del Código que hicieron las festividades un poco más brillante para una docena de familias de Perris: el Supervisor Roberto Trejo, los Oficiales John Parker, Daniel Singleton, Kim Esteva, Al Rojales y Daniel Soarez.

“Gracias por bendecirnos,” dijo mientras el equipo de la Aplicación del Código cargaba y continuaba difundiendo los regalos y el amor.

La parada número dos llevó a los elfos de Navidad para la casa de Jay Koch, de 59 años, que vive en una casa rodante con su hija y tres nietos, de 13, 10 y 5 años de edad. Koch se lesiono la espalda mientras trabajaba en una empresa de albañilería, se capacitó a sí mismo para convertirse en un conductor de camión y luego sufrió devastadoras lesiones en un accidente de tráfico.

“Desde ahorita, no tengo nada que darles para la Navidad,” Koch le dijo al equipo de la Aplicación del Código. “Estoy muy agradecido, los nietos van a estar tan feliz. Es maravilloso.”

Luego fueron a la casa de Shanteon Shoals, que está criando a cuatro hijos como madre soltera. Ella trabajaba en dos empleos para mantener a su familia pero se vio obligada a renunciar a uno cuando el estrés y otros problemas de salud la abrumaron. Ella todavía mantiene un trabajo de tiempo completo en un supermercado cerca de Ontario.

“Este es un día increíble,” dijo ella.

Sus hijos Semaj, de 15 años, los gemelos Marcellus y Jeremiah, de 14 años y Anaji, de 11, no esperaron para la Navidad para abrir sus regalos. Las envolturas desaparecieron antes de que el equipo de Perris se fuera para su próxima entrega.

Los gesto amables de la Ciudad dejaron a la madre casi sin palabras.

“Wow,” dijo Shanteon Shoals. “Esto muestra que a la gente todavía le importa.”